Efectos de la marihuana

Marihuana

La marihuana, o maría, se viene utilizando en el tratamiento paliativo de muchas enfermedades crónicas o terminales; sin embargo, su uso para otros menesteres en individuos que no comparten esas condiciones, puede ser más nocivo que otra cosa.

Diversos estudios han demostrado que consumir marihuana regularmente, aunque sólo sea un cigarro al día, puede inhibir el sistema inmunológico de manera importante. No sólo daña los pulmones, también reduce la capacidad que tiene nuestro cuerpo para defenderse de organismos que atacan nuestras células y causan enfermedades.

El cuerpo humano está diseñado para luchar y matar a todo agente patógeno capaz de transmitirnos una infección. De eso se encarga el sistema inmune. Cuando éste se encuentra debilitado, como en el caso de enfermedades tales como el SIDA, su respuesta no es lo suficientemente fuerte como para luchar contra las infecciones. Así que el cuerpo se vuelve débil y enfermo.

Paradójicamente, a los pacientes sometidos a quimioterapia se les suele recomendar el uso medicinal de marihuana. Pero esto forma parte del tratamiento paliativo, dado que la marihuana alivia los efectos negativos del tratamiento, como las náuseas y la pérdida del apetito.

Esta opción es motivo de controversia, ya que, por una parte, el sistema inmune de estos pacientes ya está lo suficientemente debilitado y la marihuana agrava la situación. Pero, por otra parte, se defiende el derecho del paciente a tener una mejor calidad de vida, aunque eso puede retrasar su recuperación, en caso de que ésta sea posible.

La bronquitis crónica también es un efecto adverso del uso habitual de marihuana. Consiste en la inflamación y el deterioro de los pequeños conductos en los que se dividen los bronquios ( bronquiolos), los cuales se comunican con el pulmón. Si los bronquios enferman, los pulmones quedan significativamente más expuestos a infecciones.

Por otra parte, el humo de un cigarro de marihuana contiene cuatro veces más toxinas que un cigarrillo normal. Por tanto, el uso de esta sustancia multiplica por cuatro la posibilidad de sufrir un cáncer de pulmón, así como EPOC ( enfermedad pulmonar obstructiva crónica), enfisema y infecciones de las vías respiratorias. Se señala también en estudios recientes, que un gran porcentaje de consumidores regulares de marihuana, han contraído cáncer bucal, de laringe y de faringe.

Los científicos continúan investigando los efectos a largo plazo del consumo de marihuana. De momento, concluyen que es más peligrosa de lo que se pensaba en un principio. Debido a que el sistema inmunológico es nuestra mejor baza contra la enfermedad, es importantísimo no dañarlo y tener especial cuidado a la hora de consumir cualquier sustancia que pueda ponerlo en peligro, dejándonos indefensos ante la enfermedad, las infecciones y la muerte prematura.

Foto Vía:  www.wellsphere.com

Imprimir

Tags:

1 comentario

Comments RSS

  1. Diego dice:

    Este artículo no es más que otra gratuita impresión de lo que alguien ha oido y leido pero sin aportar datos como la mayoria de este tipo de artículos. Lo más alarmante de la marihuana es lo poco conocidos que son los estudios que se realizan, y esto se debe a que realmente son menos alarmantes de lo que les gustaría a aquellos que los realizan.

    La mayoría de estos estudios les realizan los mayores interesados en que la marihuana natural no se comercialize, estos son las farmacéuticas y los prohibicionistas, los primeros intentan obtener un principio activo que englobe todos y cada uno de los efectos feneficiosos demostrados por los distintos componentes de la marihuana natural, y hasta hoy no hay podido conseguir ningún resultado que consiga ni aproximarse a los efectos positivos de la marihuana natural. En cuanto a los prohibicionistas hay varios individuos que forman este ente, aquellos que han sufrido en sus carnes o en la familia los efectos de drogas realmente duras como el alcohol y los que están pagados por empresas tabaqueras y de alcohol para seguir teniendo el monopolio del vicio, y por encima de estos los narcotraficantes y traficantes de armas que dentro de determinados gobiernos se benefician de todo este conjunto de intereses.

    Seamos claros, malo es fumarla como es fumar cualquier cosa, pero es cientos de veces peor el tabaco que se comercializa con más de 100 tóxicos demostrados y añadidos con el único fin de conseguir viciar más los que lo consumen.

    Y por favor no sigan haciendo la cama a los narcotraficantes que se benefician de esta falta de informaión científica para obtener beneficios que luego usan en comprar armas para hacer genocidios … un poquito de ética por Díos.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top