Sauzgatillo o árbol casto, alivio ante el SPM

SPM

La planta conocida por el nombre de Sauzgatillo (nombre en latín Vitex Agnus Castus), es un arbusto originario del sur de Europa. Ya desde la antigüedad, se conocían sus magníficas virtudes terapéuticas y las mujeres lo tomaban para aliviar los dolores de la menstruación.

Hoy en día, los estudios realizados sobre esta planta, han demostrado que su fama estaba más que justificada. Efectivamente actúa a nivel de la glándula pituitaria, que es la encargada de dirigir la acción del resto de las glándulas del cuerpo, para normalizar los niveles hormonales. Son justo los desarreglos y la falta de equilibrio en la producción de hormonas lo que provoca los síntomas del molesto Síndrome Premenstrual: hinchazón, dolor, sensación de tensión en las mamas, dolores de cabeza, cambios súbitos de humor.

El secreto de la eficacia del sauzgatillo no consiste en que contenga hormona alguna en su composición (tal es el caso de la soja, que contiene estrógenos naturales, los llamados fitoestrógenos). Su valor radica en un componente químico de la planta que actúa regulando la acción de la glándula pituitaria y el hipotálamo, favoreciendo el equilibrio entre la producción de estrógenos y progesterona. La alteración de estos niveles es la que provoca los desórdenes físicos y los síntomas asociados al S.P.M.

Aunque aún no se han realizado estudios en profundidad en relación a su efecto sobre la menopausia, lo cierto es que algo ayuda. Se cree que su acción anti-androgénica inhibe la secreción de esta hormona, aliviando así síntomas tales como la depresión, la ansiedad y la fatiga asociada con esta etapa femenina.

El sauzgatillo o agnus castus, se usa también para regular la ovulación y ayudar con problemas de infertilidad femenina. En el varón, se suele recomendar la ingesta de esta hierba en forma de cápsulas, para tratar problemas de acné.

La acción de esta planta no es inmediata. Requiere de un período prolongado de uso, al menos de seis meses consecutivos para que sus efectos sean permanentes. Al cabo del primer mes, las mujeres empiezan a notar una disminución significativa de las molestias pre-menstruales. Los estudios revelan que pueden llegar a desaparecer hasta en un 90 por ciento al cabo de los seis meses de tratamiento.

Si deseas alguna información más sobre esta hierba y su tratamiento, consulta a tu ginecólogo. Aunque el agnus castus no tiene contra-indicaciones importantes, no se recomiendo tomar durante el embarazo y la lactancia. El médico debe ser quien valore el posible tratamiento.

Foto Vía  www.medbook.es

Imprimir

Tags:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top