Tras la menopausia, la Edad de Oro femenina

Mujer sonriendo

Mientras la mediana edad trae consigo muchos cambios psíquicos y físicos en la vida de una mujer, la menopausia es el acontecimiento más importante.

Perimenopausia y menopausia son períodos que están marcados por fluctuaciones emocionales, de origen hormonal, que pueden provocar desde insomnio e irritabilidad, hasta piel seca y acumulación de grasa en la cintura. Muchos de estos efectos -cambios vaginales y pérdida de deseo, en particular- pueden causar estragos en la vida sexual de la mujer.

Afortunadamente, las mujeres no tienen por que sucumbir al dictado de sus hormonas. Los lubricantes vaginales, cambios en el estilo de vida, o suplementos hormonales, ayudan a aliviar muchos de estos problemas.

Durante los años previos a la menopausia -la llamada perimenopausia o climaterio-, los niveles de estrógenos llegan a fluctuar tanto que se hacen impredecibles. Cuando baja el nivel general de estrógenos en la mujer, su cuerpo, para sobrecompensar, lanza oleadas de esta hormona para estimular la ovulación. Finalmente, la producción acaba cesando. La sobreproducción causa distensión abdominal y sensibilidad en los pechos. La ausencia provoca sofocos, sudores nocturnos, palpitaciones, cefaleas, insomnio, fatiga, sequedad vaginal y pérdida de masa ósea. Y pensar que, hasta no hace mucho, estos síntomas eran considerados como “histeria” o “manías” por los médicos…

En cuanto a la testosterona, una vez alcanzada el pico más alto ( más o menos a los 20 años), su producción disminuye progresivamente. En la menopausia, la testosterona se encuentra en un nivel medio. A medida que pasan los años, el período se vuelve más irregular, tanto en la duración como en los síntomas.

La progesterona, por su parte, cesa su producción cuando se detiene la ovulación. Esta es la causa de la disminución de la líbido, los cambios de humor y pérdida de masa muscular.

Aunque la mayor parte del tiempo sólo oímos hablar de la parte más negativa de la menopausia, ésta puede tener efectos positivos. Dado que ya no existe la preocupación por un embarazo no deseado, muchas mujeres se sienten más libres que antes para experimentar el sexo. Además, el aumento de la confianza en sí misma que crece con el paso de los años, da como resultado una mejor actitud hacia la vida.

Chicas de Oro

No hay sino que recordar a las inolvidables “Chicas de Oro“.

Foto 1 Vía: d2digital (vía photopin cc)

Imprimir

Tags:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top