Andropausia, la menopausia masculina y sus síntomas

Andropausia

Andropausia es el nombre que recibe lo que se conoce también como “menopausia masculina” y que afecta principalmente a los hombres que han cumplido ya más de 50 años (su aparición suele situarse más concretamente entre los 55 y 60 años). A su vez este proceso es conocido como Andropenia o PADAM (Deficiencia Parcial de Andrógenos en el Adulto Mayor) ya que básicamente afecta a la cantidad de andrógenos producidos. Andrógenos son las hormonas sexuales masculinas que conocemos como testosterona, androsterona y androstendiona.

Pero esta “menopausia” no es realmente igual para las mujeres que para los hombres, pues mientras para ellas supone el fin de su capacidad de quedarse embarazadas, para ellos, si bien se traduce en un progresivo descenso de su potencia sexual, no siempre implica la pérdida de su capacidad reproductiva.

De todas formas la Andropausia, causada fundamentalmente por un descenso natural en la producción de testosterona, no implica sólo cambios a nivel físico sino que también conlleva alteraciones de tipo cognitivo como desconcentración, variaciones del estado de ánimo, pérdidas de memoria. De hecho los primeros síntomas de la Andropausia suelen achacarse a un periodo de estrés o de depresión. En este caso es necesario, como primer paso, realizar un análisis de sangre que ayude a detectar el descenso del nivel de las hormonas masculinas.

Entre los síntomas de la Andropausia y las consecuencias de su aparición encontramos:

  • Cansancio inexplicable.
  • Insomnio.
  • Ansiedad y nerviosismo sin motivo concreto.
  • Principio de depresión.
  • Falta de ganas de mantener relaciones sexuales.
  • Aparente reducción del tamaño del pene.
  • Reducción del flujo sanguíneo en el interior del miembro viril, lo que conlleva una erección cada vez menos firme.
  • Eyaculación escasa y con menos fuerza.
  • Hipogonadismo que reduce la funcionalidad de los testículos.
  • Orgasmos menos intensos y menos duraderos.
  • Dolores y debilidad en los huesos, osteoporosis.
  • Aumento de la cantidad de grasa corporal y variaciones en su distribución.
  • Ginecomastia, o aumento del tamaño de las mamas.
  • Envejecimiento paulatino de la piel.
  • Pérdidas de vello de la zona genital.
  • Encanecimiento progresivo del cabello que además cada vez estará más seco.

¿Cuál es el tratamiento apropiado para la Andropausia?… Pues como se trata sobre todo de aliviar, o incluso evitar en la medida de lo posible, las consecuencias de la desaparición progresiva de la potencia sexual, lo que se busca con el tratamiento es restaurar los niveles normales y restablecer así la capacidad amatoria del sujeto. Dicho tratamiento se conoce como “Tratamiento de sustitución”.

Eso si, es sumamente importante que durante este tratamiento el paciente se someta a revisiones periódicas de la próstata ya que la administración de testosterona aumenta el riesgo de desarrollar “cáncer de próstata“. De todas formas, y tanto si uno se somete a este tratamiento de sustitución como si no, a partir de los 50 años es altamente recomendable acudir al menos una vez al año al urólogo.

Imprimir

Tags: ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top