Remedios prácticos contra el mal aliento

mal aliento

Aunque no todas las personas que sufren de mal aliento padecen halitosis, lo cierto es que este problema es bastante preocupante  e incómodo para quien se ve afectado. La mayor parte de las veces se asocia a una deficiente higiene bucodental. No obstante, lo cierto es que en muchas otras tiene más más relación con problemas de estómago. Sea como sea, es un problema que intentamos evitar con sprays y caramelos de sabor intenso, cuando realmente existen algunas recomendaciones o remedios caseros que pueden venirnos muy bien:

– Para empezar, intenta dejar de fumar y no bebas mucho alcohol, esto no te ayudará a controlar tu mal aliento. Además deja fuera de tu dieta alimentos como el ajo o la cebolla, que pueden potenciarlo.

– No te cepilles la boca nada más terminar de comer. Es mejor esperar media hora y mientras realizar un enjuague con agua. Además, al cepillar tus dientes intenta hacerlo bien. No te olvides de que tanto las encías, como la lengua, deben ser cepilladas. Además deberás cambiar el cepillo de dientes con bastante asiduidad.

– Intenta mascar un trozo de limón con cáscara después de las comidas durante unos minutos. Esto te aportará un excelente frescor.

– Lo ideal es que no estés mucho tiempo sin comer. Si tú estomago se resiente, tu aliento también lo hará. Intenta llevar siempre encima una pieza de fruta, un excelente aliado.

– Las infusiones pueden ser excelentes en estos casos. Os recomendamos la infusión de hierbabuena, después de comer aliviará muchísimo nuestro olor bucal, aportando muchísimo más frescor.

– Durante el día puedes intentar probar a mascar ramas de apio, pues refrescan la boca y son excelentes para terminar con el mal aliento, aunque sea de forma temporal. Las hierbas como el perejil, la menta, eucalipto, tomillo o romero también son buenas opciones. Intenta hacer infusiones con ellas o mascarlas directamente si las encuentras en hojas grandes. El clavo también puede serte muy efectivo.

– En el caso de que tu problema sea debido a alguna disfunción digestiva, quizá sea una buena idea usar semillas de cardamomo. Puedes masticarlas después de la comida para eliminar así el olor y conseguir que tu aliento se presente más fresco.

Por último, también puedes optar por los típicos caramelos de menta fuerte. Si bien es cierto que es la opción menos natural, siempre viene bien tener uno a mano.

Imprimir

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top