Los beneficios para cuerpo y mente del Yoga

beneficios fisicos del yoga

Cuando hablamos de Yoga solemos asociarlo a una disciplina más enfocada a relajar la mente que a fortalecer o trabajar el cuerpo. Lo cierto es que este tipo de ideas son completamente erróneas. Primero debemos partir de la base de que existen diferentes tipos de Yoga, algunos más dinámicos que otros. Y cuando decimos dinámicos nos referimos a ese tipo de ejercicios que posteriormente puede crearte incluso agujetas. Además, cualquier tipo, incluso el más suave, conlleva una serie de beneficios físicos que se suman a los conocidos beneficios mentales.

Por ejemplo, podemos estar seguros de que nuestro cuerpo tendrá mucha más energía. Estará libre de toxinas y por tanto estaremos más fuertes ante cualquier tipo de enfermedad. Por otra parte, aumentamos considerablemente nuestra flexibilidad. Con tan sólo unos meses de Yoga, nuestras articulaciones y músculos son muchísimo más flexibles y los problemas musculares suelen disminuir considerablemente en quienes que practican esta disciplina.

Además, el Yoga moldea nuestro cuerpo. Cada postura ayuda a tonificar nuestro cuerpo, así, es cierto eso de que “el Yoga nos hace más atractivos, bellos, firmes y fuertes”. Y aparte de estimular nuestro cuerpo de forma externa, también se encarga de estimular nuestros órganos internos a través de determinados ejercicios. Así, podemos decir que es realmente positivo tanto a nivel neurológico como endocrino.

A todo lo anterior, hay que añadir que existen estudios que asocian la práctica del yoga con la disminución de riesgos cardiovasculares. Así, gracias a esta disciplina podemos controlar aspectos como la presión sanguínea elevada, los niveles de azúcar, el colesterol y los niveles de antioxidantes, que aumentan considerablemente. De hecho, según muchos especialistas, el Yoga es una medicina preventiva. Nuestro metabolismo se estimula mejorando así aspectos como la circulación de oxígeno en nuestro cuerpo. Además, su práctica puede ayudarnos a mitigar el dolor de ciertas afecciones físicas gracias a la producción de endorfinas.

Por último, hay que señalar que la vida sexual de las personas suele mejorar. El Yoga aumenta las hormonas sexuales y genera estímulos mentales asociados con la excitación sexual. Además, hay que señalar que favorece la satisfacción en las relaciones, tanto física como mental.

* Otros enlaces de interés:

Consejos de prevención para cuidar nuestra salud.

Imprimir

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top