Cefalea postcoital, dolor de cabeza tras el coito

Dolor de cabeza

No es justo. Nadie le da importancia a nuestro dolor de cabeza pre-coital. Pero cuando se produce el post-coital, que es más habitual en los hombre, miles de artículos médicos invaden la red. Los que se refieren a nuestro problema sólo los encontramos en las páginas de humor… No hay derecho.

En fin, bromas aparte, hechas con el único fin de romper el hielo, lo cierto es que el dolor de cabeza justo antes del orgasmo, durante y segundos después de finalizar no es un fenómeno extraño y causa verdadera preocupación entre las parejas. Su prevalencia se da más entre los hombres, sobre todo en aquellos que sufren de migraña, aunque estas “crisis” o ataques repentinos no tienen las mismas características, como la afectación de un solo lado de la cabeza, trastornos visuales, fobia a la luz y al ruido y náuseas.

El episodio suele ocurrir de la siguiente manera: la pareja está disfrutando del sexo, y justo antes de llegar al orgasmo o bien justo después de terminar, uno de los dos siente un dolor fuerte e intenso en la parte baja del cráneo, justo donde se une con el cuello. Esta desagradable sensación puede durar desde unos minutos hasta  pasadas varias horas, para luego desaparecer progresivamente. El origen de este tipo de cefalea está aun poco claro, aunque se sospecha que tiene que ver con la presión arterial.

De hecho, ésta tiende a subir durante la relación en sí y aún más durante el clímax. Y digo se sospecha porque no es más que una teoría. El caso es que si eso fuera así, la cefalea postcoital se daría más entre individuos con hipertensión, que por lo general suelen ser de mayor edad, y las estadísticas dicen que esta condición aparece con más frecuencia en varones jóvenes.

La causa también puede encontrarse en factores como el estrés o la tensión emocional.

Una vez que aparecen este tipo de cefaleas o dolores de cabeza, es probable que sólo ocurran una vez y que no se repitan. Pero lo más habitual es que continúen durante semanas o meses y luego se desvanezcan poco a poco. En este tipo de situaciones,  lo primero es hablarlo con la pareja, sobre todo para que no haya malentendidos y la otra parte saque conclusiones e ideas falsas sobre la relación. Eso de decir “no me pasa nada, no te preocupes”, suele sonar fatal, sobre todo cuando es obvio que Sí pasa algo.

Lo segundo y no menos importante es acudir al médico para hablar y consultar acerca de lo que ha pasado, por si podría deberse a cualquier otra condición médica más grave. Si no lo es, lo más probable es que recete ibuprofeno, paracetamol o aspirina, siempre y cuando no se sea alérgico a ninguno de éstos medicamentos.

* Sigue leyendo en: Principales causas de la migraña.

Imprimir

Tags: ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top