Falsas creencias sobre cómo adelgazar

Bascula

Llega el verano, la «operación bikini», y ya arrancan los motores en busca de la dieta perfecta. Cada vez son más las personas que ansían perder peso de una manera rápida, eficaz y sin ningún esfuerzo. Ingenuos… Esta actitud implica arriesgar la salud por medio de prácticas y hábitos peligrosos.

Páginas en Internet prometiendo un cuerpo de gacela, píldoras «milagro» que adelgazan por sí solas, bebidas que «desintoxican» y hacen desaparecer los michelines por arte de magia, suplementos dietéticos «quemagrasas», e incluso planes de ayuno, cual si fuéramos ascetas como el yogui Milarepa, que se quedó verde de tanto comer hierba. Todo ésto constituye un auténtico peligro para la salud, que en algunas ocasiones puede provocar incluso un desenlace fatal.

Perder peso es un proceso que requiere esfuerzo y dedicación por parte de la persona que lleva a cabo la dieta. La forma más segura de eliminar los kilos sobrantes, y no recuperarlos, es comer alimentos saludables, limitar la ingesta de grasas, los azúcares refinados, los carbohidratos de asimilación rápida y reducir las porciones. Y, por supuesto, hacer algo de ejercicio. Esto es de sentido común. Aún así, hay quien se aprovecha de la ignorancia y la desesperación de muchas personas para sacar el máximo provecho.

Aquellos que desean perder una cantidad considerable de kilos, jamás deben hacerlo por su cuenta, ni porque «un conocido me pasó un régimen que le ha ido de maravilla». Lo mejor es ponerse en manos de un especialista en el tema, ya sea el médico de cabecera, un nutricionista o un endocrino.

Las costumbres nocivas que JAMAS deben llevarse a cabo para bajar de peso, ya que pueden provocar graves problemas de salud, son las siguientes;

  • Dejar de comer:

Y lo digo literalmente. Hay gente que se mata de hambre. El ayuno prolongado agota el cuerpo. Los nutrientes y vitaminas necesarios disminuyen y no se puede funcionar de manera eficaz.

Cuando este método se utiliza para adelgazar, el cuerpo acaba «devorándose» a sí mismo. Así se llega a perder masa muscular, grasa y electrolitos. Pero eso no es todo: el sistema inmune se debilita y la función cognitiva puede llegar a perderse. En casos graves, provoca la muerte.

  • Uso de drogas para frenar el apetito:

Bien conocidos son los efectos de las anfetaminas sobre el apetito. Cualquier medicamento que no esté prescrito por un profesional de la medicina es altamente peligroso. Hay gran cantidad de productos que se venden sin control y que poseen todo el potencial para convertirse en adictivos, con todo lo que esto conlleva para la salud.

  • Purgas:

Más conocidas como inducción al vómito. Este comportamiento es común en personas con anorexia nerviosa y bulimia, y es tan adictivo que cualquiera que lo tenga puede verse incapaz de dejar de hacerlo.

Los problemas de salud asociados a los vómito autoinducidos van desde las caries dentales, infecciones de las encías, hernia de hiato, acidez estomacal, alteración del nivel de electrolitos y de los niveles hormonales, úlceras, perforaciones de estómago, hasta el fallecimiento.

El vómito crónico, además, es susceptible de provocar la aparición de adenocarcinomas esofágicos, un cáncer con muy mal pronóstico.

  • Abuso de laxantes:

Se busca perder peso, y con este método lo único que se consigue es perder líquido. Aparte de que el cuerpo se habitúa a ellos, el abuso de laxantes provoca dificultades gastrointestinales, fisuras anales, úlceras y otros muchos problemas.

  • Fumar:

Hay quien empieza a fumar para no comer. Grave error. Hoy en día, con todo lo que se sabe sobre el hábito del tabaco y sus consecuencias, adquirir esta mala costumbre es, sencillamente, de locos. ¿ Qué prefieres, ser fumador/a o ser obeso/a?.

  • Productos «milagro»:

Los ingredientes que se encuentran en la composición de algunos de estos productos, a día de hoy, no están ni regulados ni aprobados por la FDA. Cuidado con su uso, pues podrían ocasionar daños permanentes en nuestra salud, debido a compuestos o hierbas potencialmente tóxicos para el ser humano.

Lo realmente cierto es que las estadísticas confirman que una dieta alta en frutas y verduras, baja en grasas y azúcares, junto al ejercicio regular, es lo único que permite bajar el peso sobrante y mantenerlo de forma permanente.

Print Friendly, PDF & Email



Tags:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top