Antioxidantes, proteger nuestro organismo

Frutas y Verduras

En los últimos años ha crecido la preocupación por llevar una dieta saludable. Los términos «antioxidante» y «radicales libres» se han puesto de moda. Ya no basta con llevar una dieta que aporte los nutrientes suficientes y que satisfaga las necesidades metabólicas, aparte de servirnos de placer mientras aplacamos el hambre.

Hoy en día, se da especial importancia a cierto tipo de alimentos o nutrientes que puedan mejorar nuestra salud, darnos mayor bienestar y reduzcan el riesgo de contraer enfermedades. Aquí aparecen en escena los llamado «alimentos funcionales», es decir, aquellos que aportan beneficios a nuestro organismo.

En términos generales, un antioxidante es una sustancia capaz de retrasar o prevenir la oxidación de un substrato, esto es, si nos referimos a los alimentos,a su capa externa, y si nos referimos a nuestro organismo, pues a nuestras células y tejidos.

La mayor parte de los organismos poseen una acción protectora contra los radicales libres. Estos sistemas de defensa transforman los agentes oxidativos en inocuos. Nuestro organismo también posee este tipo de defensas, las enzimas antioxidantes, los cuales trabajan a nivel intracelular, inactivando estas sustancias.

Aparte de esto, el organismo cuenta con un micro-nutrientes con gran capacidad antioxidante, el selenio, que actúa junto con la vitamina E, evitando el daño de los tejidos. Otros micronutrientes que también poseen una acción protectora contra los radicales libres son el cinc, el cobre, el hierro y el manganeso.

La vitaminas y provitaminas, tales como la E, la C y los carotenos también tienen una acción protectora contra estos agentes. La vitamina E es la más importante, ya que actúa a nivel de los tejidos.

Cuando se altera el equilibrio entre antioxidantes y pro-oxidantes en el organismo, y aumenta la producción de radicales libres o bien las defensas antioxidantes fallan, se produce una situación conocida con el término de «estrés oxidativo». Si es severo, puede provocar el daño e incluso la muerte celular.

Las causas son varias: la malnutrición, que priva al cuerpo de minerales y vitaminas; el consumo de algunos fármacos y toxinas; y, como no, el humo del tabaco.

El sistema de defensa contra el estrés oxidativo va disminuyendo con la edad, y como consecuencia se altera el equilibrio del organismo. Esta alteraciones ocasionan que los órganos no funcionen tan bien como antes y que se vaya perdiendo poco a poco la inmunidad. Es por esta razón por la cual, con el paso de los años, se suelen contraer más patologías.

Si queremos protegernos frente a los radicales libres, es necesario que revisemos nuestros hábitos alimentarios. El abuso de alimentos ricos en grasas, el alcohol, el tabaquismo y la toma de ciertos medicamentos o sustancias químicas, no nos ayudan en nada. Para llegar a conseguir un estado de salud equilibrado, lo fundamental es el ejercicio regular, dieta variada y equilibrada, en la que el consumo de fruta y verdura sea abundante.

Foto Vía: drafuentes.com

Print Friendly, PDF & Email



Tags: , ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top