Ensayos clínicos, qué son

Seguramente os habréis preguntado qué son y en qué consisten los ensayos clínicos. Hoy hablaremos de ello.

Un ensayo clínico es un estudio de investigación y análisis de nuevos tratamientos. El objetivo principal es descubrir nuevas terapias que mejoren el tratamiento de la enfermedad, proporcionando así una ayuda a los pacientes.

La importancia de estos ensayos es doble. En primer lugar, contribuyen al conocimiento de la enfermedad y a su lucha contra ella. En segundo lugar, todos aquellos pacientes que participan en estos ensayos clínicos reciben un tratamiento que, aunque experimental, en caso de que resultase efectivo, serían los primeros en beneficiarse de él.

Habitualmente, un ensayo clínico se lleva a cabo siguiendo unas pautas diseñadas por un médico-investigador. A esto se lo conoce como Protocolo, y en él se explica detalladamente todo lo que se hará durante la investigación y por qué. Este protocolo establece unas guías que nos van a indicar qué clase de medicación hay que dar al paciente, la cantidad de dosis y la frecuencia de las mismas. También tiene en cuenta todas aquellas exploraciones complementarias y pruebas que haya que realizar al paciente para garantizar su seguridad, con el fin de confirmar que el tratamiento dado está funcionando.

No todos los enfermos puede participar en un ensayo clínico. En ellos se establecen unos criterio de inclusión en los cuales se fijan las características que deben tener los pacientes para poder participar en ellos. Entre estas características están el tipo de enfermedad, el grado de la misma, aquellos tratamientos anteriores que haya podido recibir y si tiene o padece alguna otra patología.

En el caso de que el médico aconseje al paciente que se someta a un ensayo clínico, es posible que a éste se le planteen algunas dudas. Y no es para menos. Lo que se suele aconsejar es que el paciente lo hable con su círculo más cercano y, sobre todo, con su médico. Es el profesional quien le explicará de la mejor manera las ventajas y los inconvenientes que podrían surgir durante su participación en el ensayo clínico.

El ensayo clínico fue visto durante años como el «clavo ardiendo» de muchos pacientes, como el último recurso que quedaba ante la no existencia de alternativa alguna. Sin embargo, actualmente, un gran número de personas eligen esta opción para recibir su primer tratamiento. Y es que cuenta con una gran ventaja: la participación en esta clase de estudio garantiza una asistencia médica excelente.

Foto Vía: www.cun.es

Print Friendly, PDF & Email



Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top