Ginecomastia, trastornos en las mamas masculinas

Pecho masculino

Al igual que la mayoría de los términos médicos, la palabra ginecomastia tiene su origen en el griego: gynec-femenino y mastos-mama, e indica un desarrollo anormalmente excesivo en el tejido mamario masculino. Aunque el cáncer de mama en hombres es raro, esta condición suele asociarse a la atrofia testicular.

El primero en utilizar el término ginecomastia fue Galeno (II a.C.), aunque se desconoce si llevó a cabo algún método para tratarla. Fue el médico y cirujano bizantino Paulus de Egina (VII d.C.) quien sí lo hizo, describiendo la primera mamoplastia en un varón. Y no solo eso, también tuvo muy en cuenta un factor que hoy en día sigue siendo siendo importantísimo: el factor psicológico.

La ginecomastia, o gigantomastia, es un trastorno muy frecuente. Su aparición se produce durante la pubertad y suele recurrir espontáneamente. Las causas se deben a desequilibrios hormonales entre estrógenos y testosterona.

También pueden padecerla aquellas personas que usan esteroides, como los deportistas que se dedican a levantar pesas, y personas obesas que han perdido peso demasiado rápidamente.

La mamoplastia para reducir el tamaño de las mamas se aconseja a individuos a los que el tratamiento medicamentoso no ha dado resultado, a los que la ginecomastia no ha mejorado espontáneamente y a los que la han padecido durante un largo período de tiempo. Obviamente, las razones estéticas y psicosociales juegan un importante papel y son tenidas muy en cuenta, siendo a veces determinantes a la hora de realizar la intervención.

La finalidad del tratamiento quirúrgico o mamoplastia, consiste en devolver el tamaño normal a los senos del sujeto y corregir las deformidades tanto de la mama como de las areolas y pezones.

Otras opciones quirúrgicas son la liposucción asistida, o bien la utilización de ambos procedimientos. Esta última es la que mejores y más satisfactorios resultados da.

Algunas de las complicaciones que pueden aparecer tras la intervención son:

– Infección.
– Cicatriz dolorosa y abultada.
– Descolgamiento de la piel de las mamas.
– Adormecimiento de la zona.
– Asimetría de las mamas.
– Pezón hundido.
– Pezón necrosado.

Recientemente se ha planteado una nueva forma de intervención para tratar la ginecomastia: la mastectomía subcutánea endoscópica. Tiene las ventajas de que es menos invasiva, no deja cicatriz y su efecto estético es notable.

Print Friendly, PDF & Email



1 comentario

  1. Pox dice:

    ¿Y vas y pones la foto de un tío que tiene ese pecho por ir al gimnasio? WTF

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top