La nueva alimentación: productos enriquecidos

Leer etiquetas en el super

En los últimos tiempos la finalidad de la alimentación (en los países desarrollados) ha cambiado. Ya no se limita a saciar el hambre y a mantenernos vivos, como sucedía en los tiempos primitivos. El concepto de alimentación ha evolucionado hasta dar lugar a una versión que seguramente es un adelanto de lo que nos espera en un futuro no muy lejano: los alimentos enriquecidos.

Un alimento enriquecido es aquel al que se le han añadido cantidades extras de sus propios nutrientes. Tenemos ejemplos en la leche a la que se añade calcio o los zumos de frutas a los que se le añade una cantidad extra de vitamina C.

Debemos distinguir estos llamados alimentos enriquecidos de otro tipo de alimentos que podríamos llamar funcionales, cuyo valor es más que nutricional. La diferencia está en que lo que se la añade no son nutrientes propios del producto en cuestión (como la leche con fibra, el yogur con vitamina D o el zumo con calcio).

Pero ¿ son realmente necesarios este tipo de alimentos ?. Pues no. Y es que una dieta variada y en cantidades adecuadas es suficiente para dar a nuestro organismo todos los nutrientes que necesita para estar sano. Aparte de que no está demostrado que el aportar más cantidad de esos nutrientes sirvan para mejorar aún más nuestro estado de salud.

Todos sabemos que este tipo de alimentos nos vacía aún más nuestros ya de por sí doloridos bolsillos. ¿Realmente nos hace falta gastar más para estar sanos ?. Pues no. Y la respuesta es casi la misma que en la cuestión anterior. Una dieta equilibrada con los alimentos de toda la vida es más que suficiente para cubrir nuestras necesidades de nutrientes. Si se necesitan más vitaminas o más minerales por lo que sea, mejor consultar al médico e ir a la farmacia. Los suplementos vitamínicos, aparte de contener el nutriente en mayor cantidad es tan válido como el contenido en los alimentos naturales.

En todo caso, si estamos interesados en saber si un producto en particular de este tipo nos aporte un beneficio claro para nuestra salud, es conveniente mirar el etiquetado. Así podremos saber qué porcentaje extra de nutrientes ha sido añadido, así como la tabla de las Raciones Diarias Recomendadas o RDR de dicho nutriente o nutrientes y así poder comprobar si nos sale rentable o no.

Print Friendly, PDF & Email



Tags:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top