Riesgos de una vida sedentaria

Trabajo de oficina

El término «vida sedentaria» es relativamente nuevo y todo gracias al avance de la tecnología. Parece paradójico, ¿verdad?. Estrés, ansiedad, depresión, son las plagas del siglo XXI. Nos sentimos presos de nuestra propia vida, de nuestro trabajo (eso si tenemos la suerte de trabajar) y apenas disfrutamos de un tiempo que parece írsenos de las manos.

No estoy divagando, ni mucho menos. Todo esto contribuye a acumular una tensión dentro de nosotros que, junto a un estilo de vida sedentario que a muchos no les queda más remedio que aceptar, como por ejemplo a oficinistas, profesionales de la informática, personas que dedican horas enteras a estudiar, por poner un ejemplo.

La patología asociada número uno es el dolor de espalda, y la causa número uno es una mala postura. La espalda es una zona muy vulnerable a las lesiones si no se «usa» correctamente, y más concretamente la zona lumbar, que es donde va a parar toda la presión cuando estamos sentados. La columna vertebral se compone de huesos y músculos, de ahí salen los nervios que son los mandan la información al cerebro para que podamos percibir cualquier sensación, molestia o dolor. Cuando un músculo o grupo de músculos se ve afectado, enseguida es procesada por nuestra cerebro y ahí tenemos nuestro dolor para avisarnos de que mejor cambiemos de postura o lo tendremos para siempre.

Por eso, ante un problema de espalda, lo mejor es acudir a un especialista. Lo que creemos puede ser algo sin importancia igual es relevante para el futuro de nuestra salud.

Aclaremos que cuando hablamos de vida sendentaria no queremos decir con ello que las personas sean unas vagas o unas holgazanas. Se puede estar sentado todo el día ante un ordenador, o en una moto, o en camión o en un taxi y estar realmente ocupado, pero no físicamente. Es la falta de ejercicio lo que convierte a una persona en sedentaria.

Aparte del dolor de espalda, pueden presentarse otros problemas de salud aún más serios si cabe. Cuando se pasa mucho tiempo sentado, el metabolismo se ralentiza, la circulación se hace más lenta y se queman menos calorías.

También ocurre que aumentan los niveles de azúcar en sangre, ya que el cuerpo no la necesita, por lo que el riesgo de contraer diabetes aumenta.

El peligro de enfermedad cardíaca empieza a sonar dado que al ralentizarse la circulación, llega menos flujo de sangre al corazón y además las enzimas que mantienen el colesterol bajo control no están activas.

Por si esto fuera poco, los músculos pierden su tono. Debido a la falta de actividad física el cuerpo pierde la necesidad de dormir. Y para rematar, se envejece mucho antes.

Ya no son suficientes los famosos 30 minutos diarios de ejercicio. Hay que añadir dieta sana, actividades relajantes, sol, aire libre. En definitiva, aprender a cuidarse. Fácil de decir, claro.

Foto Vía: gulfnews.com

Print Friendly, PDF & Email



2 comentarios

  1. Yo he encontrado información que complementa este artículo y he quedado soprendido de los riesgos que implica la vida sedentaria y de los muchos beneficios de realizar ejercicio frecuentemente.

    Les dejo la liga

    Ojalá les sirva

  2. Gamalier_2011 dice:

    Me Tengo que Cuidar algo tendre que hacer Gracias por esta Informacion sobre la «Vida del Sedentario»

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top