Yin y Yang y la salud

Ying y Yang

La medicina china se basa en la creencia de que el cuerpo, la mente y las emociones están conectados entre sí y que estos tres aspectos aspectos del ser humano dependen y están fuertemente influidos por las relaciones entre el Yin y el Yang. Cuando ambas fuerzas están en equilibrio nos sentimos bien, estamos «sanos». Cuando alguna de ellas se encuentra dominada por la otra, se rompe ese equilibrio y nos ponemos «enfermos».

El Yin y el Yang son dos fuerzas opuestas, pero no pueden existir la una sin la otra. Ambas se controlan mutuamente y ahí radica ese equilibrio. Por ejemplo, no podemos saber lo que es calor si no hemos experimentado frío. Este es el caso de un ataque de fiebre alta y los consiguientes escalofríos. Si no pasamos por ello, no seremos capaces de conocer cual es la temperatura normal de nuestro cuerpo.

El Ying es la energía femenina, húmeda y fría, relajante y suave. Representa el potencial de todas las cosas. El Yang es la energía masculina, el calor, la sequedad, la dureza y la contracción. En el Yang es donde se manifiesta el potencial del Yang.

En la medicina china se hace distinción entre órganos Ying y órganos Yang. Los órganos Ying son aquello que son sólidos como el bazo, el corazón o el hígado. Y los órganos Yang son los huecos como los intestinos, la vejiga o el estómago.

La técnica de la Acupuntura es una terapia Yang, dado que se practica desde el exterior hasta el interior (las finísimas agujas se aplican a través de la piel). Las terapias a base de productos herbales y plantas son consideradas Ying, porque trabajan desde el interior del cuerpo hacia el exterior.

Aparte del principio Yin y Yang, en la medicina china hay otros seis principios más que ayudan al médico a precisar más el diagnóstico de la enfermedad. Son los siguientes:

– Caliente (cuando hay síntomas de frío) y caliente (enfermedades con síntomas de calor).

– Lleno ( cuando hay exceso de algo) y vacío (cuando falta algo).

– Interior (causas internas) y exterior (causa externa).

Hay que decir que una enfermedad puede tener tener uno o varios de estos síntomas.

Cuando oímos eso de «mente sana en cuerpo sana» tal vez debamos seguir el ejemplo. La salud no sólo depende de cuidar nuestro físico. La salud mental y la salud emocional son igual de importantes que la de nuestro cuerpo. Por eso, en estos tiempos, las enfermedades más extendidas son la depresión, el estrés, la ansiedad… Enfermedades psicológicas que dan lugar a desequilibrios que pueden dar lugar a enfermedades físicas.

El famoso símbolo del Ying Yang es un círculo en el que aparece un remolino blanco a la izquierda y un remolino negro a la derecha. Dentro de cada remolino hay un pequeño círculo del color opuesto. El Yang está representado por el color blanco, mientras que el Ying lo está por el color negro. Ambos se encuentran dentro de un círculo, indicando con ello que dependen el uno del otro y, el hecho de que son de distinto color significa que son opuestos. Los separa una línea curva, y no recta, lo que indica una relación fluida y continua entre las dos fuerzas. El pequeño círculo de color opuesto dentro de cada remolino nos indica el potencias para la transformación de cada elemento en su contrario.

Pero el Yin y el Yang no sólo se manifiesta en relación al cuerpo humano. Forma parte de la Naturaleza. Y nosotros no somos más que un reflejo de ella.

Foto Vía: chinesemediciner.com

Print Friendly, PDF & Email



Tags:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top