Riesgos de quedarse embarazada a los 50

Embarazo

Quedarse embarazada en torno a los 50 años supone un riesgo de mortalidad, no sólo para la madre sino también para el feto, además de que aparezcan patologías que pueden complicar la gestación y suponer complicaciones en el parto.

Hoy en día cada vez es más habitual recurrir a técnicas de reproducción asistida. Las mujeres intentan concebir por el método natural y, ante los problemas en la fecundación, acuden a estos tratamientos cuando ya no les queda otra salida. De ahí que una parte de las mujeres tiendan a quedarse embarazadas a edades cada vez más tardías.

Los especialistas ponen el acento en los riesgos añadidos que rodean a estas gestaciones que, la mayoría de las veces, son calificadas como de «alto riesgo»: por ejemplo con la llegada de la menopausia aumenta considerablemente las probabilidades de sufrir complicaciones tales como desprendimiento de placenta o crecimiento fetal restringido. Se considera que la edad fértil propicia de la mujer termina alrededor de los 47-50 años, aunque desde los 35 años la tasa de fertilidad espontánea desciende de forma rápida hasta en valores del 5% a los 40 años.

El descenso de la fertilidad espontánea produce que, a los 40 años, la esterilidad de la mujer sea alrededor de entre un 65 y 70% . Justo es puntualizar que estos datos y plazos no son iguales para todas las mujeres ya que, como en todo, hay multitud de excepciones y variaciones posibles.

Sin embargo, y como regla general, sabemos que nacemos con un número fijo de óvulos pero, conforme pasan los años, disminuye tanto la cantidad como la calidad de éstos, provocando que las posibilidades de quedar embarazadas sean cada vez menores y las de poder abortar aumentan a medida que avanza la edad.

Tanto los ginecólogos como los psicólogos y psiquiatras coinciden en afirmar que cualquier mujer que desee quedarse embarazada a partir de los 40 años debe estar puntualmente informada de todos y cada uno de los inconvenientes que su decisión puede acarrear, tanto a ella como a su futuro bebé, y se le deben practicar minuciosamente todas aquellas pruebas que conlleven un seguimiento preciso de su proceso de gestación.

Print Friendly, PDF & Email



Tags:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top