Cataplexia, trastorno del sueño

cataplexia

Claire Scott tiene apenas 24 años y luce como cualquier otra mujer británica. Sin embargo, sufre de una rara afección que altera su vida cotidiana, un trastorno del sueño insólito que, curiosamente, está asociado a la sonrisa.

Por alguna razón que los médicos no terminan de develar, cuando esta mujer sonríe sus músculos se relajan y entonces se duerme en forma automática. En términos científicos Scott sufre una “cataplejía que produce la pérdida bilateral del tono muscular al experimentar emociones intensas”. Basta una risa o una carcajada para que se desplome en el suelo en forma repentina, como si se tratase de un desmayo.

El trastorno puede ocurrirle en cualquier lugar, en su casa, en la calle o en un supermercado. Los colapsos pueden durar segundos o varios minutos y durante los sucesos ella puede escuchar aunque no ver.

De alguna forma, esta mujer ha logrado continuar con su vida teniendo en cuenta que padece la enfermedad desde la infancia. A lo largo de su vida ha llegado a sufrir hasta 50 colapsos diarios pero la situación se le ha ido de las manos luego de tener a sus hijos. La última vez que sufrió un colapso fue cuando rió ante un chiste de su hija de cinco años.

Según su experiencia, hay ocasiones en las que logra percibir que sobrevendrá un colapso pero en otras aparecen en forma desprevenida. Por eso hasta hace poco había dejado de conducir pues un ataque podía sorprenderla al volante.

De acuerdo a los estudios médicos, la Cataplexia puede afectar a la persona de varios modos, desde una relajación de los músculos faciales hasta un colapso. Según se estima, la causa es la reducción de una proteína del cerebro llamada hypocretina.

Por lo general, quienes sufren de este trastorno también padecen narcolepsia, un trastorno del sueño que provoca que las personas se duerman en cualquier momento. Sin embargo, eso no le sucede a Claire quien sólo debe lidiar con el primer síndrome.

Hoy día, la mujer realiza un tratamiento con un antidepresivo que ha reducido el número de ataques. Y, buenas noticias, ha retomado la conducción.

Print Friendly, PDF & Email



Tags:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top