¿Qué es el Síndrome de Tourette?

sindrome-tourette

Hace unos días tuve la oportunidad de ver unos vídeos relacionados con el Síndrome de Tourette, un trastorno neurológico que provoca movimientos involuntarios y/o la emisión de sonidos. Son los comunmente llamados tics nerviosos sólo que quienes padecen la enfermedad sufren de tics muy fuertes que afectan su vida cotidiana y social. Tocar el piso cada diez o veinte segundos, emitir pequeños gritos, mover la cabeza hacia los lados o agitar todo el cuerpo en intervalos perfectos son algunos de los movimientos producidos.

Fue el médico Georges Gilles de la Tourette quien descubrió el síndrome y le dio nombre. El diagnóstico se produjo en 1885 luego de analizar a una noble de origen francés.

Los primeros síntomas se observan en la niñez y los tics se dividen en simples y complejos. El síndrome puede ser más o menos agudo, en algunos casos los tics son pasajeros mientras que en otros se instalan y permanecen por siempre, con mayor frecuencia en la adolescencia.

Entre los tics simples encontramos al parpadeo, las muecas faciales o sacudir la cabeza. Los complejos combinan el movimiento de varios músculos y partes del cuerpo. Saltar, agacharse, doblar el cuerpo o tocar objetos son algunos de ellos.

El impulso es el motor de estos tics, la necesidad de realizar tal o cual movimiento, emitir un sonido o tocar un objeto específico. Los tics se agudizan cuando hay mayor ansiedad o nerviosismo, y disminuyen su frecuencia durante el sueño. En algunos casos, las personas pueden llegar a controlarlos para entonces disminuir su impacto.

Si bien no hay teorías certeras que puedan confirmar el origen del síndrome de Tourette muchos estudios lo asocian a anormalidades en ciertas regiones del cerebro así como a los neurotrasmisores y la conexión entre las mencionadas regiones. La desconcentración, la hiperactividad, los fuertes impulsos, los síntomas obsesivos compulsivos y las dificultades para la lectura o la escritura son trastornos asociados que también aparecen en muchos casos.

Si bien no hay medicamentos para poner punto final a los tics, muchos pacientes recurren a los neurolépticos para entonces controlarlos. Hay varios y los pacientes responden a ellos de diferente modo. Si bien ayudan a combatir los tics tienen efectos secundarios.

Foto Vía: MLive.com

Print Friendly, PDF & Email



Tags:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top