¿Qué tiene que haber en un botiquín?

botiquin

Adultos y niños pueden sufrir, en cualquier momento, cualquier tipo de lesiones o enfermedades. Por eso, es conveniente tener a mano soluciones que ayuden, cuando menos, a aliviar los síntomas. En toda casa debería haber un botiquín con los utensilios indispensables para tratar las dolencia de la vida cotidiana. En caso de tener niños en casa, los medicamentos de dicho botiquín deben ser de uso pediátrico, a fin de evitar sobredosis.

¿Qué cosas no pueden faltar en un botiquín familiar? Independientemente de las enfermedades crónicas que puedan padecer los miembros de la familia, hay una serie de elementos que son de presencia obligada en todo botiquín que se precie:

Ácido acetilsalicílico y paracetamol: Analgésicos para aliviar dolores de diverso tipo (cefaleas, dolores de muelas, agujetas…).

Antidiarreicos: Hay muchos factores que pueden favorecer la aparición de diarrea, como los cambios de temperatura o modificaciones de la dieta.

Antihístaminicos: Indispensables si algún miembro de la familia sufre una enfermedad alérgica.

Antisépticos / desinfectantes: Para desinfectar una herida. Indispensables en casas con niños, que suelen lastimarse con mucha frecuencia en sus ratos de ocio.

Colirio: Para tratar irritaciones en los ojos. Los ojos se irritan con facilidad debido a la intrusión de arena o polvo, o la exposición a la luz solar. Hay que tener muy presente que, una vez abierto, el colirio tiene una fecha de caducidad muy corta (aproximadamente una semana después de abrir el envase).

Contra las náuseas: Las náuseas son muy molestas, sobre todo para los más pequeños de la casa. Por eso, nunca está de más tener algún medicamento que contribuya a aliviarlas. Para evitar los vómitos puede recurrirse a medicamentos específicos.

Laxantes: Los supositorios de glicerina son eficaces y poco agresivos, sobre todo en los niños. No conviene abusar de ellos.

Contra las ampollas: Si se ha formado una ampolla, existen apósitos específicos que actúan como una segunda piel.

Cojines térmicos reutilizables: Deben utilizarse congelados para tratar dolores musculares y calientes para los dolores reumáticos.

Apósitos

Material de sutura: Este tipo de material puede ser útil en manos de gente entrenada.

Pinzas: Para extraer espinas o aguijones de insectos.

Termómetro: Actualmente predominan los termómetros digitales, debido a que los de mercurio son muy frágiles.

Tijeras: Para cortar gasas, vendas y apósitos.

Crema antihematomas: Siempre que no exista herida, se aplica en zonas contusionadas.

Crema antipicores: Alivia los picores que pueden producir picaduras de mosquitos, ortigas…

Crema solar: Para niños y personas de piel frágil, debe adquirirse una crema con un alto factor de protección solar.

Crema para las insolaciones: Existen cremas hidratantes que alivian las quemaduras superficiales.

Gafas anti-UV: Indispensables a gran altura

Preservativos

Por lo general, un botiquín completo debería incluir la mayoría de estos artículos que, variarán, evidentemente, según la composición de los miembros del hogar. Aunque puede ser muy útil, hay que recordar que la presencia del botiquín en ningún caso sustituirá a la consulta del médico, al que hay que acudir cuando los síntomas empeoran o no cesan.

Print Friendly, PDF & Email



Tags:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top