Incontinencia urinaria, qué es y qué hacer ante ella

Incontinencia urinaria

Hoy en día, un gran porcentaje de mujeres se ve afectada por la molesta incontinencia urinaria, es decir, que pierden el control sobre la vejiga, produciéndose de este modo inevitables pérdidas de orina. Aunque no es una enfermedad grave, sí puede resultar frustrante para quien la padece, puesto que se verá obligado a introducir algunas variaciones en su estilo de vida.

Las causas que provocan la incontinencia urinaria son muchas y muy diversas. Entre ellas, podemos destacar:

– Las infecciones de orina

Debilidad de los músculos de la pelvis, responsables de sostener la vejiga.

Uretra obstruida.

Operaciones quirúrgicas.

Problemas en la espalda.

No todas las pérdidas de orina son iguales ni están causadas por los mismos factores. Podemos clasificarlas en:

Incontinencias debidas al estrés: Los esfínteres pierden fuerza o están dañados. En estos casos, el afectado pierde orina en aquellas ocasiones o actividades en que se ejerce presión sobre el abdomen (reír, toser, subir escaleras…).

Incontinencia de urgencia: La vejiga sufre fuertes contracciones. Las personas que sufren este tipo de incontinencia sienten ganas de ir al baño pero, con frecuencia, no lo alcanzan a tiempo. La causa ha de buscarse en infecciones o nervios afectados en la vejiga.

Incontinencia por rebosamiento: La vejiga está llena y la presión que ejerce produce la pérdida de orina. Suele ocurrir en personas que padecen hiperplasia de la próstata.

Incontinencia nocturna o eneuresis: Tiene lugar mientras el individuo (con frecuencia, niños) duerme.

Muchas personas tienen reparos a la hora de aceptar que sufren pérdidas de orina e incluso se muestran reacias a comentárselo a su médico. Sin embargo, toda incontinencia debe ser controlada por un profesional de la medicina que, tras pruebas varias, dictaminará el diagnóstico y derivará al paciente al especialista correspondiente.

Aunque en algunos casos se puede recuperar el control de la vejiga, muchas veces es una dolencia irreversible. Sin embargo, existen numerosas técnicas para mejorar la calidad de vida de la persona afectada:

Reentrenamiento vesical: Consiste en establecer una rutina para ir al baño (al levantarse, antes de acostarse y antes y después de las principales comidas.

Ejercicios de suelo pélvico: Ayudan a recuperar la fuerza de los músculos que controlan la vejiga.

Masaje vesical: Para conseguir vaciar la vejiga.

La incontinencia urinaria afecta a miles de personas de todo el mundo. Numerosos estudios demuestran que cerca de un 25% de las personas mayores de 60 años sufre algún tipo de incontinencia. En estos casos, lo mejor es siempre acudir a nuestro centro médico.

Print Friendly, PDF & Email



Tags:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top