Conceptos básicos sobre el infarto de miocardio

Infarto

Los problemas cardíacos son la causa de muerte más común en todo el mundo. El infarto de miocardio o ataque al corazón se produce cuando no llega suficiente sangre al corazón debido a la obstrucción de una arteria. Así, cuando las arterias se bloquean, el oxígeno no llega al miocardio y éste no puede producir energía para moverse. Como consecuencia, las células del tejido que no recibe sangre mueren (se necrosan).

Factores que producen un infarto de miocardio

Hay muchos factores físicos que aumentan el riesgo de sufrir un infarto, como el tabaquismo, la obesidad, el colesterol o la diabetes. Sin embargo, diversos estudios indican que existe un perfil de persona con más tendencia a padecer coronariopatías o dolencias cardíacas.

Un alto porcentaje de individuos jóvenes (o relativamente jóvenes) que padecen infarto de miocardio, presentan los siguientes rasgos en común:

– tienen el sentimiento de tener pesadas cargas familiares

– viven en un contexto sociocultural que favorece ciertas actitudes, como la competitividad

– presentan tendencias agresivas competitivas, que ambicionan una situación socio-económica cada vez más alta, debido a una fuerte auto-exigencia

– están expuestos a situaciones de estrés

Cuando el infarto aparece en torno a los 60 años, afecta casi siempre a personas que presentan factores de riesgo biológicos clásicos. Por el contrario, si las víctimas son jóvenes (de 40 a 50 años) predominan los factores psicológicos.

Síntomas de un infarto de miocardio

Los principales síntomas de un infarto de miocardio o ataque al corazón son:

– dolor en mandíbula, cuello y espalda

– dolor de pecho

– dolor en el brazo

– dolor en la parte superior del abdomen

– dificultad para respirar

– náuseas y vómitos

– pérdida del conocimiento

– sensación de frío

¿Qué hacer ante un caso de infarto de miocardio?

Si usted siente alguno de los síntomas mencionados o está con alguien que piense que puede estar padeciendo un ataque al corazón, lo fundamental es llamar a una ambulancia para que lo traslade al hospital más cercano. A pesar de que en la mayoría de los casos los pacientes no le dan importancia a estos síntomas, la rapidez en el diagnóstico es vital para poder salvar la vida.

Así, ante un dolor de pecho superior a 15 minutos, hay que acudir rápidamente a los servicios de urgencias donde se realizará un electrocardiograma y un análisis de sangre al paciente para confirmar el diagnóstico. El pronóstico del infarto de miocardio es mucho más halagüeño cuando se trata en las tres primeras horas.

Actualmente, el tratamiento ante esta coronariopatía consiste en la administración de fármacos que ayuden a devolver oxígeno al corazón. Si esto no fuese suficiente, se llevaría a cabo una angioplastia (consiste en dilatar con un balón la lesión presente en la arteria) o, en último caso, un by-pass coronario.

Foto Vía: herenciageneticayenfermedad.blogspot.com

Print Friendly, PDF & Email



Tags: ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top