Hipertiroidismo, cuando el metabolismo se acelera

hipertiroidismo

¿Nunca entendiste por qué aquella señora puede comerse ocho bistecs y estar como un lápiz? ¿Envidias a tu vecino porque come lo que quiere y no engorda ni un sólo gramo? ¿Por qué hay gente que adelgaza a pesar de injerir cantidades desorbitadas de alimentos?…

Normalmente, este adelgazamiento radical obedece a un metabolismo acelerado cuya causa puede localizarse en un trastorno endocrino. Entre este tipo de trastornos, los más frecuentes son los relacionados con la glándula tiroides: hipotiroidismo e hipertiroidismo.

La causa del hipertiroidismo radica en que la glándula tiroides produce demasiada «hormona tiroidea». Si existe demasiada hormona tiroidea, toda función del cuerpo tiende a acelerarse.

Síntomas del hipertiroidismo

– nerviosismo

– irritabilidad

– aumento de sudoración

– palpitaciones

– temblor de manos

– ansiedad

– insomnio

– diarrea

– pérdida de peso

– amenorrea

Causas del hipertiroidismo

– La principal causa del hipertiroidismo es la enfermedad de Graves, causada por anticuerpos en la sangre que hacen que la glándula tiroides crezca y segregue demasiada hormona tiroidea.

– El hipertiroidismo también puede estar causado por el bocio tóxico nodular o multinodular

Tiroiditis: infección viral que hace que la glándula libere hormona tiroidea.

Tratamiento del hipertiroidismo

Una vez se ha diagnosticado el hipertiroidismo y se ha localizado su causa, el médico especialista debe proceder a dictar el tratamiento a seguir. Dependiendo de la edad del paciente, de la causa de la afección y de otros múltiples factores, pueden aplicarse diferentes tratamientos:

drogas antitiroideas: Para controlar la glándula hiperactiva sin causarle daño permanente. Bastante eficaces con la Enfermedad de Graves, se usa como preparación para un tratamiento más agresivo para aquellas personas que sufren de bocio.

yodo radiactivo: se trata de destruir las células tiroideas que producen el exceso de la hormona. Este tratamiento se viene practicando desde hace décadas y, a pesar de que en un principio se pensaba que podía perjudicar a otras células o partes del cuerpo, a día de hoy, se considera un tratamiento seguro.

cirugía: extraer quirúrgicamente la mayor parte de la glándula tiroidea. La operación puede ser riesgosa a menos que el hipertiroidismo haya sido primero controlado por una droga antitiroidea. Al ser retirada la glándula tiroidea, el cuerpo deja de producir la hormona tiroides y el enfermo pasa de padecer hipertiroidismo a tener hipotiroidismo.

betabloqueantes: medicamentos que obstruyen la acción de la hormona tiroidea en el cuerpo humano. Producen un alivio sintomático casi inmediato.

A pesar de que los síntomas del hipertiroidismo suelen confundirse frecuentemente con nerviosismo o estrés, es conveniente consultar al médico de cabecera quien procederá a hacer unos análisis de sangre para confirmar o descartar el diagnóstico.

Foto vía: Blog de farmacia

Print Friendly, PDF & Email



Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top