Peligros de los medicamentos para bajar de peso

medicamentos para adelgazar

Uno de los propósitos de año nuevo más frecuentes es el adelgazamiento. Inscribirse al gimnasio, hacer dieta… a partir de enero todo vale para perder esos quilillos de más que hemos cogido durante el periodo navideño y orientarnos hacia la tan sufrida «Operación bikini«.

Aunque el sobrepeso y la obesidad son perjudiciales para el corazón, no debemos obsesionarnos en esta batalla contra los quilos y, mucho menos, consumir productos milagrosos que nos aseguran tener un cuerpo perfecto en cuestión de días. Existen multitud de preparados (pastillas, cápsulas, jarabes…) que aseguran la pérdida de peso sin esfuerzo alguno y que se pueden adquirir en herbolarios, farmacias…

La mayor parte de estos medicamentos afirman tener efectos diuréticos, ser potentes quemagrasas o incluso inhibidores del apetito. Sin embargo, muchos de ellos son ineficaces y, de ser tomados de manera incorrecta, pueden llegar a tener consecuencias desastrosas sobre nuestro organismo.

Aunque hay muchos medicamentos adelgazantes distribuidos bajo una infinidad de formatos, los más importantes son:

Diuréticos y laxantes: Cumplen sus funciones en los problemas de estreñimiento o de retención de líquidos pero no acaban con los quilos que sobran. Además, consumidos en exceso, pueden provocar deshidratación y ésta, a su vez, fatiga y vértigos. La pérdida de peso es «falsa», ya que se recupera en poco tiempo.

Anfetaminas: Tienen, entre otros muchos efectos adversos, la dependencia, las alteraciones neurológicas, psicológicas y cardiovasculares. Si se consumen de manera habitual, pueden provocar en una persona depresión, irritabilidad, taquicardia y otras complicaciones de considerable gravedad.

Por estas razones, antes de poner nuestra salud en peligro, conviene consultar con un especialista para que nos ayude a perder peso estableciendo una serie de pautas que debemos seguir. De hecho, cobra especial importancia la pérdida (controlada) de peso en personas con obesidad severa o mórbida o en individuos que parezcan hipertiroidismo. Será el médico quien deba perfilar el régimen y demás medidas a seguir.

Foto vía Citypages

Print Friendly, PDF & Email



Tags:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top