Qué es la amigdalitis y cómo tratarla

inflamacion de las amigdalas

Estamos en pleno invierno, en la época en la que la gripe y el resfriado alcanzan los picos más altos. Pero no sólo estas dos enfermedades nos atacan, sino que hay otras que son muy frecuentes durante los primeros meses del año, como es el caso de la amigdalitis.

Qué son las amígdalas

Por amígdalas conocemos los ganglios linfáticos situados en la parte de atrás de la boca y superior de la garganta. La función de las amígdalas es eliminar las bacterias y demás microorganismos con el fin de prevenir infecciones en el cuerpo.

Qué es la amigdalitis

La amigdalitis es una inflamación o infección de las amígdalas que puede llegar a afectar a la garganta y otras zonas aledañas (puede desencadenar una faringitis). Se trata de una dolencia muy común, sobre todo entre los más pequeños de la casa.

Síntomas de la amigdalitis

Los síntomas más frecuentes de la amigdalitis son:

– Irritación de garganta

– Dolor al tragar

– Dolor de cabeza

– Escalofríos

– Hipersensibilidad en amígdalas y mandíbula

– Cambios en la voz

– Afonías

Causas de la amigdalitis

La amigdalitis puede tener varias causas. La bacteria más frecuente en esta enfermedad es el Estreptococos. Es estos casos, la infección se cura con la prescripción de antibióticos. El tratamiento con antibióticos debe ser realizado según instrucciones médicas y bajo ningún concepto se debe interrumpir antes del periodo pactado, a pesar de que las molestias o dolores hayan remitido. De lo contrario, la infección no llega a curarse.

Los enfermos de amigdalitis deben guardar reposo con el fin de que su cuerpo centre todas sus energías en recuperarse. Asimismo es conveniente una ingesta frecuente de líquidos tibios, templados o fríos.

Además de las socorridas gárgaras de agua tibia con sal, en la farmacia pueden adquirirse una gran cantidad de pastillas que ayudan a aliviar la sintomatología que acompaña a la amigdalitis (con benzocaína como ingrediente principal).

Cuando la amigdalitis se convierte en una patología habitual en la historia clínica de un individuo, o cuando la zona e halle extremadamente afectada, puede hacerse necesaria una intervención quirúrgica.

Print Friendly, PDF & Email



Tags:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top