Sabor a vida, proyecto solidario contra el cáncer

sabor a vida

«Sabor a vida» es el sueño de poder ayudar a aquellos que más lo necesitan, a aquellas personas que una vez me ayudaron a mí. Y para ello he reunido a mis amigos, a mis compañeros… Con ellos, haciendo lo que más nos gusta, que es cocinar, ha sido posible que saliese a flote este proyecto. Y es que ellos son lo que yo soy actualmente, lo que soy como profesional… y también como persona. Necesitaba hacérselo saber, porque un trocito del Premio Nacional de Gastronomía les pertenece. Porque lo que ha comenzado como un libro, ha terminado siendo un sentimiento que involucra a mucha gente, gente que ya forma parte de este «Sabor a vida». Este proyecto ya no es mío ni de mi entorno… yo sólo he puesto la semilla.»

Con estas sinceras y vitales palabras, precisamente como él es, Francisco Piñeiro (cocinero de profesión y vocación, Premio Nacional de Gastronomía 2011/2012, «cerebro» y motor de «Sabor a vida») expone como aquella incipiente, intensa, adictiva, virulenta y optimista idea que nacía y se forjaba hace unos meses en su cabeza, es ya mucho más que un proyecto solidario.

«Sabor a vida», no sólo un libro de cocina.

Propagar el virus de «Sabor a vida», esto es, luchar indiscriminada y concienzudamente a favor de la esperanza, de las sonrisas francas, de la fuerza, del compañerismo, de la solidaridad… y, sobre todo, luchar con tesón e irreverencia contra el cáncer, se ha convertido en el objetivo principal de Piñeiro y del resto del equipo de «Sabor a vida«.

Tal y como este curtido batallón se define en las redes sociales, la vida sabe esta vez a doce cocineros (Francisco Piñeiro, Manel Oliveira, Marcos Domínguez -por sus «corazones verdes» lo conoceréis- , Alberto González, Marcos Cerqueiro, Chechu Rey, Benjamín Vega, Mark Wernik, Javier Gómez, Juan José Mariño, Eloy Cancela y Nacho Rodríguez), a dos sumilleres (Óscar Quintana y Manuel Regueira) y a un gran fotógrafo (Ramón Escuredo) que unen sus fuerzas para formar frente común contra el cáncer, para sacar adelante este proyecto que se intuye y encarna en un regalo, en una inyección de positivismo, en una lección de humanidad que está por fin cobrando forma de libro (el beneficio de cuyas ventas se destinará única e íntegramente a la Asociación Española de Lucha Contra el Cáncer).

Y es que, finalmente, «Sabor a vida» ha dejado de ser una interesante iniciativa para convertirse en una rotunda realidad, que será presentada el 23 de abril, a las 20.00h. en el Hostal de los Reyes Católicos en Santiago de Compostela (escenario sin igual para esta tan admirable «buena» obra con forma de recetario).

kike piñeiro y marcos dominguez

Con el altruismo por bandera, la sonrisa por espada y el compañerismo como lema, esta legión de «Corazones verdes» (hasta el logo del libro se ha hecho metáfora) nos ofrecen la oportunidad de degustar el «Sabor a vida», de compartirlo con los demás, de hacerle un hueco en nuestra biblioteca a la esperanza, la cordialidad, la alegría…

En definitiva, a ese sinfín de cosas buenas que tiene la vida. Porque el sabor a vida suele ir deliciosamente acompañado de un marcado olor a entusiasmo.

Foto 2 vía: El correo gallego

Print Friendly, PDF & Email



Tags:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top