Cómo conseguir el bronceado perfecto

Sol en Hawaii

¡Qué bien! Ha llegado el verano y todo el mundo quiere lucir una piel bronceada. Pero no se engañen. Tal vez haya gente que crea que ponerse moreno, sobre todo si se es muy pálida, es bueno para la salud. Pero no es así.

Es cierto que la luz del sol tiene sus beneficios. Uno de ellos es la producción de la vitamina D, que se sintetiza en nuestra propia piel bajo la luz solar. Nuestro cuerpo necesita de esta vitamina para fortalecer nuestros huesos, porque ayuda a asimilar el calcio. Pero tan sólo nos hace falta media hora de sol, y no más, al día para que este proceso se lleve a cabo.

Como es bien sabido, la exposición excesiva a los rayos ultravioleta es peligrosa para la salud, sobre todo en lo que se refiere al cáncer de piel (melanomas). Aparte de eso, daña la vista (puede provocar la aparición de cataratas), y hasta disminuye el sistema inmunológico. Y si añadimos el envejecimiento prematuro por el efecto de los radicales libres, pues ya ni sigo.

¿Y qué otra alternativa queda para tener un bronceado en condiciones tomando el mínimo de sol sin que sea dañino?… Pues nada más y nada menos que a través de la dieta.

En este blog ya hemos hablado de los antioxidantes y sus beneficios. Entre éstos se encuentran los conocidos como carotenoides. Es fácil saber qué frutas y verduras los contienen, pues tienen la propiedad de dar el color rojo, amarillo, naranja y verde a una amplia variedad de frutas y hortalizas. Así que, aparte de su poder para luchar contra los radicales libres, ayudan a la piel a adquirir un bonito color dorado.

Una alimentación que sea rica en frutas y verduras no sólo sirve para proteger piel y ojos del sol y sus rayos ultravioleta, sino que también ayuda a obtener un color moreno sano y mucho más prolongado en el tiempo, sin riesgo de quemaduras, sin que la piel envejezca tomando la cantidad mínima de sol.

Tan sólo un pequeño apunte. El protector solar debe seguir utilizándose, pero no se recomienda un estimulador del bronceado ni darse atracones de zanahorias, tomates o albaricoques durante una semana, si no se quiere acabar con un cuerpo de color fluorescente.

Print Friendly, PDF & Email



Tags:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top