¿Se puede eliminar la celulitis?

Celulitis en los muslos

Pesadilla entre las pesadillas, la celulitis es lo último que una mujer desea descubrir en su cuerpo cuando se mira al espejo. No importa cuántas veces se le diga que tener esta condición es algo completamente normal, ni que no esté relacionado con la obesidad, porque hasta las más delgadas la tienen. El caso es que, en la mayoría de las mujeres, la aparición de la celulitis puede llegar a causar ansiedad y problemas a nivel de relaciones sociales.

La celulitis se encuentra dispuesta en depósitos de grasa, compuestos por toxinas y exceso de agua bajo la superficie de la piel, dándole esa apariencia a modo de cáscara de naranja, sobre todo cuando se aprieta y se definen más sus característicos hoyuelos. Las partes del cuerpo más afectadas por la celulitis suelen ser los muslos, las caderas, el vientre y las nalgas, aunque puede aparecer en otros sitios. Su «triunfal» aparición se da después de la pubertad.

Aunque las causas de la celulitis no están del todo definidas, hay una serie de factores que podrían dar las claves para explicarlas mejor:

De género: ¿A que más de una vez nos hemos preguntado por qué los hombres no tienen celulitis y nosotras sí? ¡Qué injusta es la vida! Porque «haberlos, haylos», sólo que tienen menos: tienen menos grasa corporal y retienen menos líquido que las mujeres y, por si fuera poco, su piel es mucho más gruesa para que no se les note.

Genética: Los genes son determinantes para predisponer a un individuo a heredar diferentes condiciones físicas. En el caso de la celulitis, factores tales como la raza, el género o el modo en que su metabolismo funciona (en este caso metabolismo lento), influyen en su desarrollo posterior.

Hormonas: Los estrógenos son las hormonas encargadas de mantener nuestra piel firme, joven y tersa, así como el pelo y las uñas. A medida que se va ganando en edad, y sobre todo a partir de los 40, la producción de estrógenos comienza a descender de un modo notable y la piel se vuelve más fina, acentuando el aspecto de la celulitis. Eso sin contar una mayor retención de agua y grasa también provocado por la acción de otras hormonas en el sistema linfático. Tranquilas, a las modelos y estrellas de Hollywood también les pasa.

Dieta y estilo de vida: Como dijo un sabio, «Somos lo que comemos», y en el caso de la celulitis no podemos hacer una excepción. El exceso de sal, de hidratos de carbono y de grasa no ayudan demasiado, así como la falta de fibra en la dieta (frutas, verduras…). La vida sedentaria, la falta de actividad física, el tabaco, predisponen a su vez de manera notable a la aparición de la celulitis.

– Otro factor importante es el uso de ropa excesivamente ajustada en la zona de las nalgas, caderas y vientre, ya que dificulta la circulación y facilita la retención de agua y toxinas, que acaba por convertirse en la temida cáscara de naranja.

Amigas, la triste realidad es que la celulitis no se cura, no desaparece, ni siquiera se transforma. Pero sí puede prevenirse su desarrollo. Consejo: no gastes dinero en cremas carísimas porque éstas sólo actúan a nivel superficial de la piel. Hacer una dieta sana y ejercicio es la mejor opción. No sólo para la celulitis, sino para tu salud y bienestar en general.

Print Friendly, PDF & Email



Tags:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top