Ejercicios de Kegel, reforzar el suelo pélvico

Ejercicio Kegel

Los ejercicios de Kegel son útiles para fortalecer los músculos de la zona pélvica, en concreto el músculo pubococcígeo, lo cual es importantísimo para un buen control de la salida de la orina, para que esta salida no se convierta en algo involuntario y aparezca lo que se conoce como IU o Incontinencia Urinaria. También son de gran utilidad, en el caso de las embarazadas, para que el parto sea más fácil y más rápido, quizás evitando así que haya que recurrir a la episiotomía .

Por otra parte, hay quien los utiliza para conseguir que los orgasmos alcanzados sean más intensos, e incluso pueden resultar beneficiosos para reducir el estreñimiento.

Estos ejercicios deben su nombre a Arnold Kegel, profesional de la medicina que los puso en práctica en los años 40 precisamente en pacientes con IU.

¿Cual es el primer paso para reforzar esta musculatura?… Lo primero que podemos hacer es estudiarnos a nosotros mismos a la hora de realizar la micción. Así, el sencillo ejercicio que consiste en bloquear la salida de orina, dejarla salir un poco más y volver a bloquearla de nuevo, y así sucesivamente hasta que hayamos vaciado por completo la vejiga, es una estupenda manera de ejercitar la zona. Además nos ayuda a conocer cuales son los músculos que se encargan de controlar de este proceso.

Una vez que ya tengas identificados estos músculos en concreto, y hayas aprendido a abrirlos y cerrarlos a voluntad y siendo plenamente consciente de cada movimiento, puedes repetir el ejercicio anterior en cualquier momento, cuando tengas un ratito, y cerrando y abriendo a intervalos de cinco segundos. Hazlo al menos entre 8 o 10 veces al día y procura que, cada vez, sean series de 10.

Luego, progresivamente, has de ir aumentando el tiempo de contracción y relajación, hasta que llegues a los 20 segundos en cada uno. Obtendrás los mejores beneficios cuando consigas mantener los músculos contraídos durante más tiempo. Este es el primer ejercicio de Kegel.

El segundo de los ejercicios consiste en cerrar y relajar los músculos tan rápido como te sea posible, y hacerlo hasta que te canses. Lo ideal es empezar haciéndolo al menos 10 veces al día para ir aumentando hasta llegar como mínimo hasta 40 o 50 veces diarias.

Aparte de estas técnicas sencillas, también tenemos la posibilidad de utilizar ciertos instrumentos para la realización de estos ejercicios. Por ejemplo, las llamadas Bolas Chinas, que son dos o más bolas muy ligeras que van unidas por un hilo y que están creadas para ser introducidas por la vagina, son de gran utilidad para las mujeres que, tras el parto, quieran reforzar su suelo pélvico.

Foto Vía: es.globedia.com

Print Friendly, PDF & Email



Tags: ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top