Pechuga de pollo, una carne con beneficios para tu salud

Pechuga de pollo

La carne es una importante fuente de proteínas. No obstante, no todas las carnes son iguales. Hay algunas que contienen más grasas que otras, por lo que, si estamos cuidándonos, conviene fijarse más en las carnes magras que en las carnes rojas.

El pollo, por ejemplo, es una carne magra con muchas propiedades y beneficios para nuestro organismo. En concreto, podemos hablar de la pechuga de pollo, perteneciente a las carnes de aves y muy apreciada y usada por los deportistas ¿qué la hace tan recomendable?

Beneficios de la pechuga de pollo

Una carne con menos grasa

Podemos comenzar diciendo que se trata de una carne menos grasas que la mayoría de carnes rojas. Esto es importante, pues en una dieta en la que intentamos eliminar las grasas saturadas y el consumo de calorías puede ser ideal. Ahora bien, mucho cuidado, pues la pechuga de pollo con piel puede aumentar considerablemente la grasa total que consumismo.

Si cogemos 80 gramos de pechuga de pollo sin piel, nos encontramos, aproximadamente, con 120 calorías, 14 de ellos serían grasas. Si incluimos la piel, los porcentajes cambian, pues estaríamos ante 170 calorías de las cuales 63 serían grasa.

Excelente fuente de proteínas y vitaminas

Uno de los puntos que más interesa de la carne de pollo es su contenido proteico. Sí, es una carne con muchísimas proteínas, por lo que es frecuente verla en la dieta de deportistas y atletas con el fin de desarrollar más músculo cuidando la línea. No sólo los deportistas encuentran un buen alimento en la pechuga de pollo, esta carne rica en proteínas está recomendada durante la infancia, la adolescencia y el propio embarazo, pues son etapas de la vida en la que se requiere un mayor aporte proteico.

Pero, además, la carne pollo cuenta con cantidades de vitaminas y minerales necesarios para nuestro organismo. Una pechuga de pollo tiene vitamina C, calcio, hierro y varios tipos diferentes de vitamina B.

Mención especial merece su alto contenido en vitamina B3. Esta vitamina hace que la pechuga de pollo sea un alimento muy beneficioso para el sistema circulatorio. Además, ten en cuenta que la vitamina B3 es esencial para reducir el colesterol, por lo que, si cuentas con problemas de este tipo, será un buen aliado. Así, la carne de pollo en general es un alimento recomendable para combatir enfermedades como la diabetes o la artritis.

Pechuga de pollo cocinada

Una carne fácil de cocinar

La pechuga de pollo es, además, una carne muy fácil de cocinar. Si quieres hacerlo de forma más saludable, intenta que los métodos para cocinarla se alejen de los fritos y empanados. Busca recetas de cocina fáciles (Campofrío, por ejemplo, en su web tiene varias) en las que el pollo esté cocinado a la plancha o incluso salteándolo con verduras.

También puedes hornear el pollo o incluso incluir esta carne en sopas y guisos. Además, el pollo responde muy bien a la condimentación con especias, tales como el orégano, el ajo molido, el perejil, el comino o la pimienta.

Recuerda seguir nuestros trucos para una dieta sana y equilibrada en nuestro blog.

Imprimir

Tags: ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top